Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto Familiar – El huerto de los Obama

No cabe duda que estamos de moda, hasta los Obama no mitan, según las noticias, «Michelle Obama ha decidido reconvertir parte del jardín de la Casa Blanca en huerto. En 100 metros cuadrados ha plantado lechugas, espinacas, orégano y guisantes. Lo ha hecho con la ayuda de niños de primaria de un colegio en Washington. Pero no es la primera dama que aprovecha los metros cuadrados que rodean a la Casa Blanca. La primera en hacerlo fue la esposa de Roosvelt. Claro que corrían malos tiempos. Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando decidió plantar árboles frutales y verduras.»
 
Por supuesto no es que me parezca mal que lo haga, al contrario, pero me da pena haber nacido en una época donde los líderes, los dirigentes de esta sociedad, se pasan leyendo estadísticas para descubrir las tendencias y poder seguir a las masas sin que se note mucho. Uno echa de menos a personalidades como Sr Wixton Churchil, que denunció el rearme alemán a contrapelo de la opinión pública y abogó por la necesidad de fortalecer militarmente a Gran Bretaña, cuando todo el mundo no quería ni oír hablar de guerra.
 
Uno se pregunta qué nesitaremos para salir de esta crisis en la que estamos metidos, una voz agorera, pero realista como la de Churchil, que nos diga que no pùede ofrecernos más que, «hambre, sudor y lágrimas«, o como Obama, que como solución, se dedica a esconder huevos de Pascua, para que los encuentren un puñado de niños, seleccionados entre los miles de niños indigentes que hay en Washington. 
 
Pero bueno, sigamos con lo nuestro, la nueva inquilina de la Casa Blanca se ha puesto «un blusón y leggings negros, y unas botas planas», (con algo de tacón, «off course«, que hacen la pierna más esbelta y hay mucha cámara)y con un  rastrillo reluciente e impecable, se ha puesto a rastrillar con energía para transformar cien metros de la cuidada pradera de la Wait House, en un huerto.
 
Continúa
 
 
La huerta, «que será visible desde la calle y producirá un total de 55 variedades de frutas y verduras, entre otras lechuga, guisantes y cebollas, pero no remolacha, una planta por la que el presidente, Barack Obama, no siente ninguna simpatía. También se cultivará rúcula, una verdura para ensalada que a Obama le gusta mucho y cuyo consumo, más extendido entre las clases altas en Estados Unidos, le valió acusaciones de elitismo durante la campaña electoral.»
   

Que quede claro, que no hay nada que me agradara más que los Obama, o cualquier otro dirigente, tuviera afición a cuidar plantas, no importa si es al huerto o al jardín, pues creo que es una actividad que nos hace a cualquiera mejor personas, pero estas acciones demagógicas, me ponen un poco de los nervios.  

Si de veras quisieran tener un huerto, lo habrían puesto lejos de la vista del público, no por nada, que no son feos los huertos bien cuidados,  sino para poder cuidarlo sin el riesgo que un francotirador te pegue un tiro. El huerto que cuide yo, se puede verse sin problemas desde la calle, pero el huerto que cuide alguien que va con guardaespaldas las 24 horas del día, no puede estar a la vista del público.  

Si de veras le gusta cuidar huertos, la Sra. Obama sabría también agarrar el rastrillo mejor, pues más parece de vaya a jugar al billar que a rastrillar un campo.  

 Total amigos, atentos a la que nos espera, la legión que se compró el chandal de yoguing de Adidas, las zapatillas con airbag de Nike y la ridícula cintita para el «sudor de la frente» y que luego pasaron a comprarse una mesa de billar y bonsais, coma los de la Bodequilla de Felipe González, para después pasarse a jugar al padel con Aznar, (lo de el sky de fondo era excesivo), se preparan en este momento, para comprar lo necesario para poner un huerto. Subirán de precio los substratos, las semillas y los rastrillos. 

Pero no se preocupen, que no hay mal que cien años dure y los «pijos de la huerta», desaparecerá un día como desaparecen los pulgones, misteriosamente, para aparecer poco después siguiendo la siguiente moda que imponga el siguiente líder de turno, (que con estos si son líderes), sea hacer chorizos caseros, coleccionar pisapapeles, o tunear automóviles y nosotros seguiremos exactamente igual que estábamos ayer, siendo cuatro que cuidan sus huertos, para poder pensar con tranquilidad y paz, en las cosas que pasan del otro lado de la cerca y a veces encontrar una explicación, aunque no siempre, pues hay cosas que sin ser misterio, son inexplicables. 

En cualquier caso, lo que es verdad, es lo que ha dicho el ayudante del «chef» de la Casa Blanca, Sam Kaas, «La comida que se cultiva cerca de donde uno reside es más rica y es más nutritiva«. Me alegra saber que en aquel edificio, al menos hay una persona que conserve el sentido común y la sensatez, aunque solo sea el ayudante del Chef, puede que no sea el único. Que le aprovechen las verduras del huerto, incluida la rúcula, pues muy posiblemente nadie se vuelva a acordar en la Casa Blanca de pedir que se las cocinen. 

 Via Televisa  

 

 indice

27 abril 2009 - Posted by | Horticultura |

4 comentarios »

  1. Con que el 1% de esos «nuevos hortelanos» continue después de la moda, habrá merecido la pena. Mejor eso que no matar civiles en Irak, por ejemplo.

    Comentario por Lughnasad | 28 abril 2009 | Responder

  2. Mejor eso que no matar civiles en Irak, por ejemplo. Hombre, totalmente de acuerdo, pero en cambio es peor que buscar una salida real a la crisis.

    Comentario por felixmaocho | 28 abril 2009 | Responder

  3. Churchill, en la segunda guerra mundial, reunió a representantes de los agricultores, de los maestros, y de la banca. A los agricultores, les pidio que enseñaran a los maestros a montar huertas… para que estos enseñaran a los niños… y empezaron a florecer huertos en el espacio publico. A la banca le pidió que pagara.

    (No me quedo claro, si Obama , estadistica en mano, sigue la moda del pueblo… o es el quien dicta la moda.)

    Comentario por Damajuana | 6 junio 2009 | Responder

    • La actitud de michelle Obama es claramente demagógica, lo cual no quita que sea mejor plantar lechugas, que césped en los jardines privados y que hoy exista un cierto clamor por cuidar huertos.

      El huerto popular es un deseo al que empiezan a dar contestación las administraciones públicas de todas partes, tambien en España. Cada vez mas ayuntamientos dedican terrenos a huertos en manos de jubilados y existen mas escuelas con un huerto escolar.

      Como siempre ocurre a los auténticos seguidores, se une la moda. Recuerda que pasó cuando Santana ganó Winbledom, se abrieron miles de pistas de tenis, que luego se dejaron perder, lo mismo paso con el yoguing, con el scuash, y con el padel y dentro de poco pasará con los huertos y con las bicicletas la otra gran moda actual.

      Pasara la moda y los mismo pocos cultivadores de huerto que había hace unos años seguirá habiéndolos igual que serán pocos los que practiquen el montar bicicletas. Sin embargo, algo es cierto, en época de crisis aumenta la preocupacion por tener el propio suministro de comida. Es lo que los economistas llaman «el índice de la patata».

      Le recomiendo que lea estos dos artículos:

      https://felixmaocho.wordpress.com/2009/03/24/huerto-familiar-combatir-la-crisis-a-golpe-de-azadon/

      https://felixmaocho.wordpress.com/2008/11/12/arte-sano-%e2%80%93-huertos-urbanos/

      Comentario por felixmaocho | 7 junio 2009 | Responder


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: