Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto Familiar – Tipos de vermicompostadoras caseras

 Cualquier sitio donde podamos mínimamente controlar la humedad y la temperatura es adecuado para el cuidado de lombrices, es por ello imposible tratar de explicar todos los tipos de construcciones, aparatos y recipientes que podemos destinar a este menester. Por tanto, me limitaré a explicar varios modelos adecuados a la produccion de vermiculita en cantidades reducidas, con el fin de que se den cuenta de las ventajas e inconvenientes de cada uno y con esta información busquen la solución mas adecuada a sus necesidades.

Vermicultor de cajas apilables

El aparato está formado por una serie de recipientes susceptibles de poderse colocar unos encima de otros formando una torre. Si se deja al exterior, la torre se cubre con una tapa a modo de tejado que la defienda del sol y la lluvia. Las cajas tienen el fondo de rejilla, de forma que sea lo suficientemente tupida para contener el sustrato, pero a la vez permita el paso sin dificultad de las lombrices entre dos cajas superpuestas.

En el siguiente video, podrán ver con detalle un modelo fabricado expresamente para transformar en compost los residuos orgánicos de la basura doméstica, es un buen modelo, pero no tiene muchas más ventajas sobre aquel que podamos fabricar nosotros mismos.

Su uso no puede ser más sencillo, se comienza con una caja, poniendo una capa de comida y, las lombrices. Cada vez que se observemos que queda poco alimento por comer, se añade encima una nueva capa de alimento.

Continúa

Una vez llena una caja, se coloca otra encima, de modo que la rejilla del fondo quede en contacto con el substrato de la caja inferior y se continúa echando alimento. Las lombrices atravesarán el fondo por los orificios y irán ascendiendo poco a poco en busca de nuevo alimento, dejando cada vez más agotado de alimento y desprovisto de lombrices las cajas situadas en la base de a columna.

Cuando acabemos de llenar la última caja de la torre, se retira la caja inferior que solo contendrá vermiculita y solo excepcionalmente alguna lombriz o huevos de lombriz sin eclosionar. Se vacía de la vermiculita la caja y se sitúa encima con muevo alimento.

Desde el momento que consideremos que las lombrices comen suficientemente rápido el alimento, convendrá reducir la población de lombrices, para ello de la caja superior vaciaremos el contenido y lo repartiremos en dos montones sensiblemente iguales, uno se vuelve a introducir nuevamente en la caja para continuar la reproducción y del otro se retiran las lombrices como indicaremos más adelante. Esa será nuestra cosecha de lombrices, para dar otros usos diferentes a la fabricación de vermiculita.

Recipientes adecuados

Las cajas pueden ser desde aparatos específicamente diseñados para este uso, a grandes tiestos de platico, (sustituido gran parte del fondo por una rejilla). En mi opinión, las ideales, son las cajas de plástico utilizadas para el transporte de fruta, que habréis visto en los supermercados con fruta a granel.  No conviene utilizar recipientes muy grandes, pues los vamos a tener que cambiar muchas veces de sitio, por lo que el ideal es que llenos a tope de vermiculita no pesen por encima de los 20 Kg. y mejor que tengan asas para manejarlas con comodidad. Por la misma razón de comodidad no conviene que la pila de cajas sobrepase el metro y medio de altura.

Aireación

Hay que tener en cuenta que el CO2 que produce la respiración de las lombrices es más denso que el aire por lo que tiende a fluir hacia el fondo de los recipientes, si no hay excesivos respiraderos laterales, se puede acumular en exceso en el fondo ahogando a las lombrices. por eso conviene colocar la primera caja sobre algunas patas que permita la libre circulación del aire por la parte inferior.

Si el vermicultor va estar al aire libre se suelen introducir el extremo de las patas en botes de vidrio llenos de agua que formen una barrera insalvable para insectos como las hormigas que depredan a los gusanos y sus huevos. Hay quien coloca una bandeja debajo de las patas con el fin de recoger los líquidos procedentes de la lombricera, considero que no hace falta pues una vermicompostadora bien regada no debe desprender agua, de toda s formas si conviene proteger el suelo de descuidos puede añadirse la bandeja.

Conviene que apiladas unas sobre otras no encajen herméticamente para que el aire pueda entrar por algún sitio. Las propias asas pueden hacer de respiraderos, o si es necesario. siempre se pueden hacer taladros en los laterales que permitan la aireación, no obstante no es un tema vital, las lombrices viven perféctamente bajo tierra en sitios donde un mamífero moriría ahogado en pocos minutos. En cualquier caso hay que buscar un equilibrio entre la aireación y la defensa de la temperatura y la humedad. De hacer taladros es preferible hacer muchos y pequeños que pocos y grandes pues las lombrices atraen a los roedores y conviene dificultarles su trabajo.

Puesta en marcha

Con el fin de que las lombrices encuentren un lugar agradable inicialmente cubriremos de arena fina unos diez centímetros del fondo poniendo sobre ella la biomasa, a partir de entonces solo añadiremos biomasa, pero entre carga y carga añadiremos una fina capa de arena fina que mejora la estructura de la vermiculita.

 Temperatura

El único problema de las cajas es la escasa barrera térmica que presentan, de modo que un día de fuerte insolación o de heladas nocturnas, puede hacer alcanzar temperaturas en todos los puntos de las cajas fuera de lo que soportan las lombrices, por ello, si se necesitan varias torres de vermicultores, es mejor adosarlas unas a otras, de modo que algún lado de la torre quede protegido por la proximidad de la torre contigua.

Dada las temperaturas que soportan las lombrices, de no vivir en sitios extremadamente fríos, basta con que las lombricomposteras estén a cubierto en una almacén o garaje para que queden suficientemente defendidas del frió y calor extremo. De estar al aire libre cabe proteger la lombricera del sol directo y del viento, los dos principales enemigos de una temperatura estable, con cualquier tipo de construcción exterior desde unas paredes exteriores hechas con palletes, a una pequeña construcción hecha por nosotros mismos con ladrillos o realizada con superadobes, tal como expliqué en la construcción de composteras.

 Humedad

La mejor forma de mantener la humedad es mediante el riego automático en función del grado de humedad. Aconsejo hacer lo siguiente:

Colocar sobre el substrato de la última lombrcera un material esponjoso que retenga con facilidad el agua. Puede ser una bayeta de fibra artificial (Spontex) o mejor aún una esponja sintética grande.

Sobre este material esponjoso dejar caer la gota de un sistema de riego por goteo que se ponga en funcionamiento, de a cuerdo con un temporizador de riego o mejor aún, cuando un sensor de humedad detecte que la humedad de la caja superior cae por debajo del 70%

Un aparato que me gusta para el control de humedad por su sencillez, es el cono cerámico Tropf Blumat. Funciona con la humedad del suelo, se entierra el cono cerámico que actúa de sensor de la humedad allí donde queremos regar, (en nuestro caso en el contenido de la caja más alta), cuando está seco, una válvula en el interior del Tropf Blumat  abre y pone en marcha un sistema de gota a gota. Con la suficiente humedad vuelve a cerrarse la válvula cortando el paso del agua.

Todo ello funciona por un efecto de vacío atmosférico provocado por la sequedad dentro de la cámara cerámica, por lo que el sistema es autónomo, no preciando para su funcionamiento de la energía de pilas eléctricas, cables, programador o electro válvulas, teniendo el equipo un precio razonablemente bajo. El Set Inicio con cinco sensores, mas que suficientes para nosotros vale aproximadamente 50 € + 12€ de transporte en la península. En el set se incluye una válvula reductora de presión del agua de la manguera a la que necesita el riego por goteo y cinco conos sensores así como la suficiente línea de goteo y accesorios para la conexión de los puntos de riego. Cada sensor funciona independiente de los demás por lo que podremos controlar la humedad en cinco zonas diferentes individualizadamente

La única limitación que le veo, es que no se puede regular con precisión el nivel de humedad que se pretende conseguir, por lo que habrá que experimentar,  haciendo caer la gota más o menos alejada del cono, de forma que cuando el aparato cierre la salida del agua la vermicompostera haya quedado suficientemente húmeda. Otra limitación es que cada sensor solo controla un hilo de goteros, es decir no mas de dos o tres puntos de salida del agua, por lo que el caudal que deja escapar es reducido, pudiendo ser insuficiente para instalaciones amplias, en cuyo caso habrá que utilizar mas de un sensor colocados en distintos extremos del vermicultor.

Ph

Periódicamente comprobar el Ph. Es suficiente precisión utilizar un papel de tornasol, y en función del resultado rectificar el Ph si es necesario incorporando una pequeña cantidad de lejía o amoniaco según convenga, para ello impregnar del producto la cubierta esponjosa situada sobre la biomasa, de forma que el líquido corrector se incorpore lentamente al substrato arrastrado por el agua del gota gota que atraviesa la cubierta.

La experiencia nos indicará la cantidad de líquido corrector a utilizar, Siendo preferible con el fin de corregir el PH repetir el tratamiento hacerlo en exceso.

Vermicompostador circular

Se trata de un sencillo modelo muy eficaz, es el mismo modelo que aconsejamos utilizar como compostadora, el modelo que os muestro es un diseño de nuestro mentor Abejaruco y lo encontré, como otras muchas cosas, en los foros de Infojadín, un sito que no me cansare de aconsejar que se visite.

Debe tener aproximadamente de 90 cms. a 1,50 metros de diámetro y al menos de 1,20 metros de alto. Según la vieja fórmula de la longitud de una circunferencia, (2πR), una compostera de 60 cm de radio, necesita aproximadamente 2×3,14×60 ≈ 377cm. de “tela metálica”.

 Pude colocarse un poste o un tubo vertical, a modo de chimenea, en centro de la compostera antes de cargarla de material y luego retirarlo, para ayudar a mantener la respiración por el centro y facilitar el agregar agua.

Como indiqué entonces no es técnicamente perfecta, pues le falta aireación en la base y esta poco protegido contra las inclemencias del tiempo, Si os decidís por este modelo poner en la base del cilindro una capa de unos 5/8 cm de astillas procedentes de la poda que permitan la circulación de los gases entre los espacios que dejan, y cubrir la menos en parte la compostera con una lona, de tal forma que dejando pasar el aire proteja al compost del frío, de la sequedad del viento y de la lluvia.

No obstante si el cilindro tiene un buen diámetro, (mas de 60 cm). el núcleo del cilindro  quedará protegido de los rigores del clima por la capa exterior quedando siempre una buena parte a salvo de las inclemencias atmosféricas.

Su uso es evidente, una vez tengamos cargado de alimento una buena capa podemos echar nuestras lombrices para que comiencen su festín. Iremos añadiendo poco a poco más alimento de forma, que al igual que en las cajas apilables, las lombrices asciendan hacia la superficie abandonando el fondo ya consumido de alimento. Posiblemente quede una capa por el exterior sin consumir, pues las lombrices huyen de la luz y además ahí se sufrirá mas de la sequedad y el mal clima. Deberemos tener al menos dos cercados uno para llenarlo y otro para trasladar la población de lombrices cuando se culmine el anterior.

La forma de sacar las lombrices es dejar que consuman la materia existente y reducir el riego los últimos días. Añadir después una capa de alimento abundante y bien regada que atraiga a las lombrices. Las lombrices se irán a esa capa superior , la cual retiraremos al cabo de un par de días. Añadiremos nuevo cebo y repetiremos la operación las veces que sea necesario hasta retirar la mayor parte de las lombrices del cilindro agotado.

Este sistema tiene en la capa exterior de la masa la mejor protección ante el frió y la desecación, pero por ello, pudiera ocurrir que una vez abierto el cilindro observemos que la capa exterior no ha sido transformada. Se retira esta capa y se echa en la segunda compostera como alimento para su reelaboración.

De todas formas puede protegerse la vermicompostera de la luz y las inclemencias con cualquier tipo de abrigo siempre que no impida el acceso y salida de aire y los gases. La humedad se puede mantener con un sistema parecido al indicado para la vermicompostera de cajas apiladas pero adecuado a su mayor tamaño.

Este sistema se puede ampliar a tamaños industriales pues los recintos pueden ser tan grandes como deseemos para permitir su fácil carga con medios mecánicos, y recojer el producto resultante de forma mecánica resulta muy sencillo una vez retirada la “piel” exterior.

Resta tan solo indicar que puede ser necesario defender nuestra compostera de los ataques de los depredadores, Cabe montar la compostera sobre un suelo que impida el acceso inferior de roedores, hormigas y otros insectos. Un suelo de cemento o enlosado puede ser una solución, otra es cubrir el suelo con algún tipo de hule o tejido plástico resistente al ataque de esto depredadores. Existen unas placas de material reciclado para mover maquinaria sin compactar el suelo, que pueden ser un buen suelo provisional.

También puede será útil rodear el aparato con una red mosquitera que impida el paso tanto a los insectos como a los pájaros, no obstante creo suficiente colocar una tapa que aparte de impider entrar a los pájaros insectívoros,  de paso proteja de la luz y de los aguaceros.

Compostera de cordón

Es el método más habitual en explotaciones industrializadas, pero que puede ser utilizada con éxito en explotaciones de mediano tamaño, consiste en amontonar sobre el suelo el alimento de la lombrices directamente, formando un cordón más o menos largo de sección triangular, que tenga como mínimo 90 cm de alto y dejar que así se lo coman las lombrices, Se va añadiendo alimento por un extremo, hacia el que se trasladarán las lombrices, dejando el otro extremo ya transformado en vermiculita.

Si colocamos dos cordones paralelos unidos por sus extremos formando una especie de anilla, tendremos un sistema continuo de elaboración de vermiculita en un extremo, el más antiguo y de lombrices en el otro, donde depositamos nuevo “mulching” u otro tipo de alimento.

La mejor forma de mantener regada la masa es coronando el cordón con mangas exudantes que rieguen solo el sectores del cordón donde las lombrices están pastando, mientras se va secando al aire la parte que ya ha sido transformada. También se puede situar por sectores en el centro de la base del cordón guesas mangas, por la que puede hacer circular agua que caliente o refresque las secciones del segmento que interesen.

Normalmente los cordones se colocan sobre zonas soladas o al menos impermeabilizadas con fuertes plásticos que impiden el ataque de los depredadores y el montón se cubre con tejidos gruesos, como una lona, que permiten el paso del aire pero ayudan a mantener la temperatura y humedad a la vez que cortan el paso a la luz.

indice

5 marzo 2009 - Posted by | Horticultura | ,

11 comentarios »

  1. Muy interesante la compostadora de cajas.

    Comentario por maocho | 9 marzo 2009 | Responder

  2. Hola:
    el mejor post sobre vermicompostera que he visto despues de dos horas y media bicheando internet..enhorabuena!
    Un saludo

    Comentario por alejandro | 6 octubre 2009 | Responder

    • Alejandro: estoy buscando documentacion sobre lombricomposteras, ya que stoy produciendo lombricompost en la casa, pero al cosechar el humus de lombriz y “pescar” a las lombrices se me dificulta mucho, por tal razon podrias hacerme el gran favor de enviarme el video de este autor ya que lo descargo y no lo pùde observar. Mil gracias.
      henry

      Comentario por Henry Gonzalez | 16 septiembre 2011 | Responder

  3. Más que agradecido por sus elegios.

    Tengo escritos otros post sobre las lombrices mire en el índice de Horticultura ( https://felixmaocho.wordpress.com/indice-de-horticultura/ ) por si le interes alguna información mas sobre el tema

    Saludos
    Felixma8

    Comentario por felixmaocho | 6 octubre 2009 | Responder

  4. muy interesante y agradecerle la informacion.

    Comentario por modesto | 1 septiembre 2010 | Responder

  5. muy bueno, el video se dio de baja si lopuedes subir de nuevo te lo voy a agradecer.

    Comentario por diego | 7 octubre 2010 | Responder

    • Lo siento no tengo copia y no he encontrado ninguno que le sustituya semejante. Gracias por avisar de todos modos.

      Comentario por felixmaocho | 8 octubre 2010 | Responder

  6. lamentablemente no se puede ver el video, esta cancelado , nos seria de mucha utilidad poder verlo. saludos desde uruguay

    Comentario por osmar | 14 mayo 2012 | Responder

    • Eb efecto tiene razón veré de sustituir ese vídeo por otro semejante.

      Comentario por felixmaocho | 14 mayo 2012 | Responder

  7. La vermiculita y el humus de lombriz son dos cosas distintas. La vermiculita es un mineral, y no es lo que se obtiene con la actividad de las lombrices en una compostera, que es humus.

    Comentario por Samuel | 15 abril 2014 | Responder

    • Se llama compost al resultado de la fermentaciíón aerobia, (al aire libre), de materia orgáanica de origen vegetal, es fundamentalmente una fermentación (producida por levaduras y hongos con fuerte elevación de la temperatura) y en parte una descomposición natural de la materia orgánica, mayoritariamente de de origen vegetal.

      Cuando ese compost se da como pasto de la lombriz roja californiana (Eisenia fetida) se produce humus de lombriz tambien llamado vemiculita porque las lombrices en latin se llaman vermes.

      No obstante lleva Vd también razón, porque existe un mineral del grupo de las micas, un silicato de hierro o magnesio que se utilia como sustrato esteril deen hidroponía que también se llama vermiculita porque tiene la propiedad que al calentarlo a elevada temperatura a medida que el agua interior se se evapora se va transformando cada partícula en un fuelle a modo de gusano con baja densidad aparente y elevada porosidad, esa fforma de gusano es la que le da el nombre de vermiculita.
      .

      Comentario por felixmaocho | 15 abril 2014 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: