Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

La universidad de hoy.- Parte I: presencia en Internet

online-universidadResulta que todo lo que se puede hacer por Internet, se debe hacer por Internet. O al menos así es como piensan algunos. No estoy segura de poder ser tan categórica en esa afirmación, pero poco a poco voy confeccionando mentalmente una lista de síes y noes. En medio de los dos, aún están varios -muchos- interrogantes como es el caso de la universidad.

La primera vez que me metí en el mundo universitario online fue en segundo de carrera cuando estaban implementando, aún en pruebas, algo llamado Campus Virtual. Pronto descubriríamos los pros y los contras de ese espacio del demonio. Entre los contras, empezamos por no poder acceder todos correctamente y tener problemas de configuración. Ese tipo de cosas se fueron arreglando a lo largo del curso, pero se fueron repitiendo en el mismo modo en cursos sucesivos.

Otra de las desventajas es que algunos profesores parecían delegar en ese espacio sus propias funciones, limitándose a dejar apuntes que luego no explicaban en clase. Además, se nos acabó el “chollo” de no hacer nada durante el curso y sólo tener que esforzarnos para los exámenes finales. Algunas asignaturas acabaron teniendo más deberes que cuando estábamos en el colegio, y más exámenes parciales (no liberatorios) que los que habíamos tenido jamás en ningún otro tipo de enseñanza. Para ello, por supuesto, se supone que tenemos que comprobar si hay novedades en el Campus Virtual al diario, y por ende, estar online y dedicar tiempo y recursos a ello.

Por el lado bueno, esas mismas desventajas se supone, y en la mayoría de los casos, es así, están ahí para nuestro propio bien. Así, tenemos materiales para leer y poder preparar mejor la asignatura y nos ayuda a llevarlo al día en la medida en que queramos. Incluso sirve como una excelente herramienta de comunicación con el resto de alumnos y con el profesor, habiendo foros de discusión donde plantear temas o resolver dudas y un sistema de correo donde sólo hace falta saber el nombre del destinatario sin necesidad de más datos. Otra de las desventajas tiene también su lado positivo, dado que se pueden entregar trabajos y prácticas por esta vía, asegurándose así la recepción y quedando constancia de la fecha y hora de este envío. Y en cuanto a los exámenes online, aún siendo un fastidio en muchos sentidos, también es una comodidad poder hacerlos tranquilamente en casa, en pijama si queremos. Y por supuesto, se ahorra un tiempo precioso en tiempos de exámenes en desplazamientos y demás trámites. Además, se conoce la nota casi al momento, si se trata de tests.

El hecho de poder tener, no sólo los apuntes y libro delante sino también herramientas poderosas como Google, Wikipedia e incluso el teléfono para llamar a un compañero se compensa de cierta manera con un sistema que trata de minimizar el peligro y tentaciones: se da un tiempo mínimo para responder, nada más que unos segundos para cada pregunta de verdadero o falso, y un minuto escaso para las de opción múltiple o escribir una respuesta corta (un párrafo o dos). Por supuesto, armada con mis apuntes tomados en clase a ordenador, un crtl+f que tecleo casi automáticamente y pequeños trucos, como puede ser Ubiquity, yo soy la más rápida a este lado del Mississippi, así que estoy contenta con mis resultados. 😀

He probado, a veces con gusto, y otras por obligación, los campus virtuales de cuatro de las universidades más importantes de Europa. No voy a decir cuáles son los que lo tienen bien montado y cuáles tienen un auténtico desastre que refleja la misma desorganización de la que sufren esos centros educativos en su mundo real. En general, diría, se encuentran todos aún en pañales. Tienen un potencial que todavía no han sabido aprovechar y se nota que los manejan personas (profesores) que jamás estudiaron como lo estamos haciendo nosotros, por lo que no son conscientes de cómo pueden utilizar tan útiles sistemas para sacarles el mayor rendimiento. Supongo que es cuestión de tiempo que se decidan a dedicar unas tardes a pensar organizadamente en sus cabezas, cómo quieren que sea la versión virtual de sus clases presenciales. Al final se acabará perfeccionando, estoy segura.

Y hablando de perfeccionamiento… o al menos de llevar este tema más allá: nace en Internet la primera universidad mundial y gratuita. Todo un acontecimiento, digno de ser observado y quizás probado, claro. A veces pienso que podría sacarme un par de carreras más, de esas que convalidan fácil el primer ciclo, y que no son muy complicadas. Jamás he visto a un estudiante -si es que se les puede dar ese adjetivo incluso, jejeje- de periodismo, comunicación audiovisual o publicidad y relaciones públicas en una biblioteca. Por algo será. (Es broma, no quiero desprestigiar esas carreras. Serán más prácticas para compensar, supongo)  🙂

Pues la universidad mundial de la que hablo, la llama su creador University of People. Es decir, universidad del pueblo, de la gente. Suena a cuento de hadas adornado por guindas de pastel de nata. Y si subrayamos el hecho de que sería gratuita o casi, dependiendo de la nacionalidad del estudiante, ¡pues enciende y vámonos!

Su creador, Shai Reshef, es un empresario israelí,  de mucho éxito en el mundo online, especialmente en el que abarca temas de estudios. Su idea es crear una universidad sin ánimo de lucro, accesible a cualquier persona que hable inglés y tenga una conexión a Internet. Profesores en activo y retirados y otros voluntarios serían los encargados de educar a un número ilimitado de alumnos, cuyo coste marginal tendería a… venga, que lo adivinas.

A mi todo lo que es gratis, me tira un montón, como a todos. Y lo que es conseguir títulos universitarios, ni os cuento. Por eso no descarto ser conejillo de indias de este proyecto. Al fin y al cabo, no me comprometo a nada si lo pruebo y no me convence, cosa que no me ofrece la otra universidad online que tengo en el ojo, la Open University británica, hermana de la UNED en aquellas islas, pero con más variedad en los temas que me interesan. Tampoco descarto convencer a ciertos profesores universitarios para que se presten a ayudar en esta idea, que en principio parece tan buena. Quizá incluso, para poder hacer una versión en español de ella, y así poder servir también a un amplio “mercado” como es el latinoamericano y español.

Por cierto, que la Universidad Complutense de Madrid tiene desde hace tres o cuatro años un grupo piloto donde ofrece una licenciatura en Derecho totalmente online. No voy a hablar de ella porque no tengo suficientes datos sobre cómo está yendo. No me extrañaría que se hubiesen limitado a recomendar una lista de manuales por donde estudiar la materia y convocar a los alumnos directamente al examen. Pero también es posible que estén realmente haciendo un buen uso de la tecnología, para variar. Por ahora, les daré el beneficio de la duda, sobre todo porque al parecer ese grupo se llena bastante rápido a la hora de matricularse.

Por último, recordar que en el mundo de la universidad online, al ser global, es básico y casi indispensable poder manejarse en otros idiomas, sobre todo en inglés. Del mismo modo que hace siglos todo el que quisiese acceder a ciertos conocimientos necesitaba entender latín, hoy es imprescindible ser capaz de leer textos en inglés, puesto que la enorme mayoría de las publicaciones universitarias es en esta lengua y reducirse sólo a lo que esté escrito en español, sería limitarse bastante. Lo mismo con el otro requisito: el acceso a Internet y poder usarlo a nivel usuario como algo natural. Si no nos planteamos estudiar a nivel universitario sin saber leer y escribir, tampoco podemos pretender usar unos recursos digitales si no podemos movernos con soltura en este ámbito. Por eso, creo que debería darse mucha importancia a estas dos habilidades en los cursos de educación secundaria que son precisamente para preparar para la universidad. Empezar en el colegio a usar entornos virtuales debería ser ya una realidad previa para poder implementar sistemas eficientes de universidad online.

17 febrero 2009 - Posted by | Gente marca ESO, Zona Euro | , ,

4 comentarios »

  1. Hola;
    me parece muy interesante este post y ya que veo que has probado varias universidades online me rondo una duda por la cabeza: ¿Sabes si alguna de ellas convalida créditos por ciclos formatívos de grado superior que hayas cursado anteriormente? He leído que varias universidades españolas lo hacen pero queria informarme sobre si alguna universidad online lo hacia.
    Un saludo, pasate por mi blog.

    Comentario por Nico697 | 17 febrero 2009 | Responder

  2. Hola, nico
    Lo que he probado yo es el aspecto online de universidades presenciales. Es decir, en aquellas a las que he asistido a clase, que también tenían su apoyo en ese sentido. Todavía no he estudiado en ninguna que sea totalmente virtual, así que lo siento, pero no sé la respuesta a tu pregunta. Probablemente puedas consultar los acuerdos de convalidaciones en sus respectivas webs, o si no, escribir al departamento adecuado un email para que te las manden. Si no lo hacen, podrías ver en qué universidades presenciales se convalidan y por qué asignaturas, y entonces pedir expresamente que miren tu caso para que te transfieran esas asignaturas por esa vía. Las convalidaciones de Erasmus, por ejemplo, se hacen para cada petición si no hay ya una convalidación hecha de antemano para lo que se va a pedir, así que supongo que se podrá hacer lo mismo en otros casos. Suerte!

    Comentario por wikibe | 18 febrero 2009 | Responder

  3. […] por wikibe en 23 Marzo 2009 Siguiendo con el post anterior en el que comentaba cómo la universidad se adapta poco a poco a los tiempos que corren, […]

    Pingback por La universidad de hoy.- Parte II: memoria vs. práctica « Felix Maocho | 23 marzo 2009 | Responder

  4. […] por wikibe en 23 Marzo 2009 Siguiendo con el post anterior en el que comentaba cómo la universidad se adapta poco a poco a los tiempos que corren, […]

    Pingback por La universidad de hoy.- Parte II: memoria vs. práctica « Felix Maocho | 23 marzo 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: