Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Arte Popular – La impostura o el flagelo del arte actual

Por Félix Maocho
31/7/2012

Cuando visitas el Museo del Prado y te sitúas ante la Fragua de Vulcano o los Fusilamientos del 2 de Mayo, no necesitas saber nada de Velásquez ni de la pintura neoclásica, ni de Goya ni de los inicios del impresionismo, ni necesitas conocer la Mitología Griega ni la Historia de España, aquellos cuadros no necesitan una interpretación, una teoría que les explique y legitime, ni necesitan la menor explicación de nadie para que la pintura “te llegue”

Algo así no pasa en el arte moderno, para gozar de un Mondrian o un Tapies como el que abre el post necesitan que tu estés al tanto de las tendencias del arte moderno y tengas cierta “formación artística” para obtener el mismo placer con la visión de estas obras que el que obtienes con la visión de un Velazquez o un Goya.

Hoy para que el arte “te llegue”, necesitas ser en cierto grado experto y diletante del arte, para que de esa forma “puedas comprender” la obra de arte actual.

Ocurren así hechos grotescos, como que una obra de Richard Serra, denominada con el rimbombante nombre de Equal-Parallel-Guernica-Bengasi, de más 38 toneladas de peso que fue comprada por el Ministerio de Cultura en 1987 por 450.000 $ y que fue expuesta en el Museo Reina Sofía con todos los honores, terminó vendida por el error como chatarra en el almacén donde se encontraba depositada después de s el periodo de exhibición, sin que el vendedor ni el comprador de la mercancía, sean capaces de advertir en aquellos hierros el menor rastro de arte.

Sin embargo no es esto lo normal, lo habitual es lo contrario, que obras de arte sin la menor cotización económica, adquieren de forma inesperada un valor impresionante al ser atribuidas a un artista famoso, como un retrato que acompaño, que valía un millón de dólares cuando creía que era de Picasso y no valen nada cuando descubren que es falso. Esto ocurre porque actualmente el coleccionista de arte es habitualmente una  fundación de grandes corporaciones o de instituciones oficiales, que adquieren “firmas” y no “obras”, así oímos hablar que tal museo ha adquirido, un Tapies o un Murillo, pero no una marina o un desnudo.

Todo ello facilita la aparición de la impostura artística, es decir piezas de arte atribuidas falsamente a pintores conocidos, por lo que periódicamente, aparecen obras en los más prestigiosos museos, que pasan de estar expuestos en las salas abiertas al público a los más obscuros sótanos del almacén, porque los expertos han dictaminado que la atribución dada a la obra es errónea o falsa y con ello su exhibición pasa de ser obligada a inconveniente.

Parece pues, que el mérito necesario para que un museo exponga la cabeza de un monje, no está en la calidad intrínseco del lienzo, que es lo que aprecia el visitante del museo, sino en lo verídica que sea la firma que indica que la pintó Zurbarán, algo que solo es capaz de ver y valorar el experto en arte especializado en este pintor en concreto.

Se dan así las condiciones ideales para que aparezca la picaresca, la impostura en el arte. El ejemplo más conocido es el de Elmyr de Hory, un prolífico falsificador de obras de arte que se calcula que a lo largo de su vida pintó más de 1000 obras, muchas de las cuales aun adornarán, los muros de los más prestigiosos museos, que alcanzó la fama después de que Clifford Irving le dedicase un libro, y posteriormente Orson Welles hiciese el documental F for Fake (F de Fraude).

Elmyr de Hory que vivía en Ibiza, nunca pudo ser juzgado pues el no firmaba los cuadros, eso es algo que hacían sus marchantes que se encargaban de colocarlos en las mejores pinacotecas privadas y públicas de pintura, en vista de ello, cuando se le descubrió como autor de las falsificaciones, tan solo se le aplicó la Ley de Vagos y Maleantes y se le condenado a dos meses de cárcel por homosexualidad, convivencia con delincuentes y «carecer de medios demostrables de subsistencia».En el trailer de F of Faque le venos la facilidad que tenía para imitar un Picasso.

No es ese el único famoso falsificador, uno anterior famoso es Van Meegeren especializado en la “creación” de cuadros al estilo de los pintores holandeses del siglo, su falsificación más perfecta fue Los discípulos de Emaús, pintada en 1937, y que fue aclamada por los más importantes expertos de arte como la mejor obra de Vermeer que habían visto.

También bien tenemos a un profesor de academia de Siena, Umberto Giunti que pintó una Madonna de Botticelli que se encuentra todavía colgada en las paredes del Instituto Cardiff, un renombrado organismo científico.

 

 

Otro caso famoso es el de la Colección Werner Jägers, teórica valiosa colección de cuadros compuesta por obras de Max Pechstein, Jean Metzinger, Campendonk Heinrich, André Derain, Max Ernst y Fernand Léger que fueron copiadas, quizá por encargo del propio coleccionista. Impostura que se ha descubierto cuando las nietas del coleccionista pretendían poner a la venta en el mercado algunos de los cuadros.

Sin embargo el fraude no solo consiste en que pintores pinten el “estilo de”, hay pintores que han fomentado la falsificación de su propia obra. Así por ejemplo Dalí, en los últimos años de su vida tenía serias dificultades para escribir e incluso firmar, por lo que había hecho confeccionar un tampón con su huella dactilar para poder poner en el mercado nuevas litografías. Y se sospecha que el tampón fue utilizado con generosidad por su último secretario Enrique Sabater , (se desconoce si con cocimiento o no del pintor), para “autentificar”abundante obra que ya por el estado físico del pintor este no estaba en condiciones de realizar.

Otro caso conocido es el del decano de la pintura asturiana Nicanor Piñole,  que llegó a cumplir 100 años. Hombre retraído había permanecido soltero junto a su madre toda la vida, hasta que mucho después de la muerte de esta, cuando ya contaba 94 años, casó con Enriqueta Ceñal, la persona que desde hacía treinta años estaba sirviendo en su casa como asistenta. Se dice que aquel matrimonio fue la solución que el pintor encontró para dejar sus bienes a quien llevaba décadas cuidando no solo de él sino de su madre protegidos de la voracidad de Hacienda.

Piñole, fue un pintor al que el reconocimiento (y el dinero),  le llegó muy tarde, pues su pintura fue poco apreciada hasta la década de los 50, cuando el ya tenía más de 60 años.

También dicen por Asturias, que con los años, Piñole, que llegó a centenario, fue perdiendo facultades y que su ama de llaves, Enriqueta Ceñal, poco a poco, pasó de pintar en primer momento, aquellas partes del cuadro en que la temblorosa mano del pintor ya no podía perfilar, a ser quien al final de la vida del pintor, quien pintaba los cuadros del principio al final, pues de ello dependía el sustento de ambos.

Con ello puede pasar, que el Museo Nicanor Piñole de Gijón, hecho con la donación de la obra del pintor hecha por su viuda Enriqueta Ceñal, guarde entre los más de 6000 dibujos y cuadros donados, una extensa muestra de la obra de la donante mezclada con la obra del pintor.

Sin embargo, uno vuelve al principio y ve los cuadros de Elmyr de Hory, de Van Meegeren, de Sabater, de Ceñal,… y ve muchos cuadros que le gustan y que con de buena gana colgaría en las paredes de su casa y se pregunta, ¿qué importa quien los pintara?. Supongo que a quien compra “firmas” si le importe que el cuadros sea de quien se atribuye, pero quien solo pretende disfrutar del arte ¿De veras le importa?

Y cierro aquí el post con la máxima impostura artística. Si deseas tener “Los Girasoles” de Van Gogh, la Venus de Botticelli o cualquier cuadro famoso o desconocido, pintado al “estilo de de”, es algo que está al alcance de tu bolsillo. En China cerca de Hong Kong esta la ciudad de Dafen  donde más de 10000 pintores se dedican a pintar reproducciones de forma incansable.

Félix Moaocho

 

About these ads

31 julio 2012 - Posted by | Arte popular | ,

3 comentarios »

  1. En ocasiones creo que es mas dificil el copiar , que el “fabricar” un cuadro
    Si a un famoso pintor , se le escapa un trazado y lo deja , el “copiador” debe estar muy atento para que tambien se le escape el trazo
    No entiendo de arte moderno , pero entre mis preferidos estan los pintores del siglo de oro y como modernos , Dali , y Picasso en su primera epoca
    Un saludo

    Comentario por Ernesto Garcia | 1 agosto 2012 | Responder

  2. Por lo menos antes habia un intento de decencia cuando decian aquello de “no me gusta Dali” ( que por cierto resulta que vendio miles y miles de obras encargadas y firmadas con un sello de goma que no se sabe ni cuantas hay ya que son decenas y decenas de miles de propietarios que por razones obvias no estan muy interesados en investigar ), y el otro era obligado contestar “es que no puedes entenderlo ya que tu no llegas a eso”. Hoy dia como todo cuando a Hirst le dicen; yo pinto mejor que usted, este simplemente contesto;”es verdad, pero a ti jamas te daran un millon de dolares por un cuadro” y tan sincero y tan pancho … y el año que viene costara cinco en vez de uno, en eso consiste el arte algo sin ningun interes que no sea el economico

    Comentario por Antonio Garcia Saenz | 1 agosto 2012 | Responder

  3. Antes el arte era “subvencionado” por la nobleza, y la Iglesia, tenian sus expertos y si un pintor no era lo suficientemente bueno ……….no lo contrataban ç
    Hoy en dia muchos nuevos ricos , y personas que quieren “distanciarse” del resto del vulgo , adquieren obras de arte que algunos amigos galeristas les recomiendan para que asi “vistan” su casa de obras de arte ???
    Ahi va mi pregunta , en caso de que os regalen un cuadro , que preferiis, uno del siglo de oro , o bien un Tapies ??
    Un saludo

    Comentario por Ernesto Garcia | 4 agosto 2012 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 398 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: