Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto familiar – Cómo eliminar los residuos vegetales del huerto – Capítulo I

Por Félix Maocho
12/10/2011

Llegando a estas fechas, se han levantado la mayoría de los cultivos de verano, ha nacido la otoñado o primera germinación de las semillas, tanto de malas hierbas como de semillas de nuestros propios cultivos, que de una forma u otra han ido a parar al suelo y pronto se añadirán las hojas caídas de los arbustos y árboles de hoja caduca junto a los restos de la poda.

En total, que en los próximos meses nos encontraremos con una gran cantidad de residuos vegetales, que de una forma u otra, tenderemos que eliminar para dar cabida a los nuevos cultivos.

¿Cómo hacerlo? – Hay muchas soluciones al problema, cada una con sus pros y sus contras. Intentaré hacer un repaso de cada una y apuntaré las ventajas y e inconvenientes que presentan.

Dejarlos ahí donde caigan

Aunque parezca extraño, hay algunos expertos en agricultura orgánica que propugnan esta solución. Esta postura suele corresponderse con la de los más puristas, casi “talibanes”, de la “agricultura ecológica”, “permacultura” y otras creencias similares.

Quien mejor representa esta tendencia es el ya fallecido, experto japonés Masanobu Fukuoka, el cual, propugna una agricultura donde la intervención del hombre intenta ser  mínima e integrada lo más posible en el ciclo natural de la naturaleza. La base de sus enseñanzas  parten del principio de la filosofía budista de no hacer, (Wu Wei), y aprovechar en cambio para nuestro beneficio el esfuerzo del oponente.

Esto aplicando a la agricultura, pasa por no arar, no abonar, no eliminar las malas hierbas y no podar. Y aunque no sea un punto fundamental de su enseñanza, no cambiar los restos vegetales de ahí donde la Madre Naturaleza dispuso que cayeran.

Por extraño que parezca este método, con él obtuvo razonables cosechas de arroz en su Japón natal y también se han implantado con éxito en algún lugar de África. Yo personalmente soy escéptico de estos medios y aunque admito que el sistema pueda funcionar en campos de arroz, dudo que sea útil de forma generalizada en otros entornos, como por ejemplo puede ser un huerto familiar en la estepa castellana, o las calientes y secas tierras de Alicante, (que es en este campo lo que conozco).

Sin embargo, he de decir que no tengo constancia en estas tierras de pruebas en su contra, (ni a favor). Tan solo, tengo una seguridad en cuanto a la no poda de los almendros, no funciona. He visto demasiados almendros secos por quedar abandonados a su suerte y sin podar, en la provincia de Alicante, como para considerar, que al menos, el método de no podar, no se puede generalizar a todos los frutales y en todos los climas.

Por otra parte, otros “maestros”, también prestigiosos, aconsejan que se retiren tanto los restos de las cosechas, para dificultar la proliferación de plagas y la prevención de incendios, así como las “malas hierbas” y los retoños, por considerar que son plantas que compiten con nuestros cultivos, sobre los siempre escasos recursos de luz, humedad y abonos y por ello digo yo, (y la mayoría), que aconsejamos podar los frutales y los arbustos, y no podemos dejar los restos, ahí donde caigan, porque con toda seguridad, nos molestarán a la hora de efectuar las labores de removido de la tierra, que yo, (y la mayoría), consideramos que deben efectuarse con métodos mecánicos, de tracción animal, o manualmente, según las labores, la extensión de los cultivos y otros factores.

Así pues si no es seguidor de las doctrinas de Fukuoka, y simplemente es un hortelano aficionado tradicional, orgánico o no, aconsejo que retire los restos vegetales de la superficie del huerto. Con lo que en este caso el problema sigue en pié ¿Qué hago con ellos?

Tirarlos a la basura

Si observan, el peso de todos los restos vegetales que produce el huerto, en superficie, olvidesé de las raíces y otros elementos subterráneos, multiplica como mínimo por dos, el peso de la cosecha obtenida. Así que, a “grosso modo”, podemos afirmar, que vas a terminar echando en el cubo de la basura, la mitad de los nutrientes que se han extraído de la tierra para generar las cosechas, acción que no solo te empobrece, pues necesitaras reponer a la tierra el doble de abono para reponer la perdida de su fertilidad, sino que además empobrece a la comunidad, porque esos restos aumentan el peso y volumen de basura a tratar por el municipio, con el consiguiente gasto que ello conlleva.

Por ello, considero que de todas las posibles soluciones existentes, esta es la menos adecuada, (aunque la más expeditiva). Debemos considerar que los restos vegetales no son residuos, son recursos, que por tanto no deben ser tirados al contenedor, sino reciclados, al igual que no se deben tirar a la basura los embalajes, vidrios y el papel.

Dicho esto, no negaré, pues sería mentir, que es el procedimiento más cómodo de deshacerse de los residuos vegetales y puede estar justificado, para alguno de estos que resultan difíciles de reciclar in situ, como pueden ser los restos de poda.

Entregarlos en centros especializados de gestión de restos vegetales

Cada vez son más los ayuntamientos que están creado o dando en concesión empresas para la gestión de residuos y en concreto de los restos vegetales del municipio. Pensados inicialmente para el procesado de los restos vegetales resultado de las podas públicas, césped cortado, limpiezas y mantenimiento de jardines y solares, que son generados en gran cantidad y que requieren de una gestión eficaz y específica, alternativa sensata al directo vertido en los vertederos públicos, empleado aun, (desgraciadamente), en muchos municipios.

Si tu municipio tiene ya una de estas estaciones, muy probablemente acepte los restos vegetales de los particulares. Pregunta en tu ayuntamiento si lo hay y cuales son las condiciones que ponen para la entrega de estos residuos. Generalmente se pueden depositar forma separada al resto de residuos en los puntos limpios que para ello abren los ayuntamientos. Es de esperar, que de estos puntos limpios partan los residuos a ser reciclados convenientemente, o al menos, si no lo hacen, no será tu responsabilidad, pues has cumplido tu parte como ciudadano, sino del municipio.

En mi opinión si tienes un huerto donde el espacio es muy escaso es una buena solución, pues te ahorras dedicar a los feos y molestos residuos una parte de tu escasa parcela, aunque es un poco cara, pues luego te tocará comprar unos sacos de compost para compensar lo que entregaste en el punto limpio.

Quemar los restos

La mayoría de los residuos orgánicos una vez almacenados por un tiempo, para permitir su total secado pueden ser quemados y ha sido la forma habitual de deshacerse de los residuos, es casi tópica la imagen del Otoño con el montón de hojas secas ardiendo mientras el jardinero contempla la hoguera rastrillo en ristre.

Por otra parte restos vegetales de mucho mayor tamaño y más compactos, se utilizan como troncos de leña en chimeneas y barbacoas. Si seleccionamos troncos de un grosor superior a los 3 cm, podemos tener un buen combustible para este uso. Aparentemente mucha gente puede estar en contra por el escape de CO2 a la atmósfera, pero desde un punto de vista ambiental, esta operación es tan limpia como el uso de bio combustibles para la propulsión de automóviles. El CO2 que capturamos en nuestro huerto lo volvemos a entregar a la atmósfera, con un saldo neto nulo.

Por otra parte en las cenizas quedan la mayoría de las sales inorgánicas que contenían esos restos, (no son todas, pues parte se escaparon en forma de gases en la combustión), con lo que esparciendo las cenizas por nuestros campos restituimos en gran medida los minerales que los cultivos habían arrebatado.

Por otra parte existe el grave riesgo de que el incendio se te vaya de las manos, desde luego no lo hagas en día de viento que amenace tormenta, y monta la hoguera en espacio abierto sin árboles proximos, despejados de vejetacion y con una manguera cverca, para evitar que el fuego adquier mucha altura y apagar totalment los restos al finalizar.

En Alicante es habitual tener en los huertos un quemador dedicado a este fin que se hace bien con un bidón de hierro los más pequeños a recintos de obra del tamaño del brocal de un pozo los más grandes,  que tiene una o varios agujeros de entrada de aire en la base que se pueden taponar para  controlar ella importancia de la hoguera.  En mi huerto heredado del anterior propietario tengo uno de estos hecho en ladrillo y cemento y aun que no le uso para quemar restos es muy útil para incinerar plantas que parecen tener algun tipo de enfermedad.

Con todo conviene estar al tanto de las normas que sobre el tema imperan en la zona, pues últimamente debido a la abundancia de fuegos accidentales o no, (vaya Vd. a saber), se han endurecido mucho las normas sobre el tema y como “por el humo se sabe donde está el fuego” y hoy los ayuntamientos están sedientos de multas, te puedes encontrar con una buena multa por quemar unas cuantas hierbas.

No obstante, no todo son minerales, al proceder a quemar los residuos, hemos reducido la cantidad de biomasa que había por tanto deberemos en buena lógica restituirla a la tierra algo que solo podemos hacer añadiendo o bien basura orgánica o bien compost y recuerden que al hacer esto estamos “vistiendo a un santo, desnudando otro”, por tanto debemos ser conscientes, que con muestra acción contribuimos a la destrucción de biomasa del planeta del mismo modo, aunque naturalmente no en la misma medida, que quien lo hacen quemando la selva de Borneo, para plantar cacao, que luego venderán a Nestlé.

Yo personalmente me confieso que alimento mi chimenea en invierno con leña procedente de mi huerto, (y otros restos de la civilización, como embalajes, cartones, etc…) y por tanto no pretendo dar a nadie lecciones de moralidad, pero deseo que cada cual tome sus decisiones, libremente pero consciente de lo que hace.

Llevarlos a compostar

Llegado a este punto falta el mejor de los sistemas para deshacerse de sus residuos vegetales, COMPOSTAR. 

 Por su importancia lel dedicaré al tema un segundo capítulo, donde, como para todo, explicaré su cara amable y su envés desagradable, pues creo mi obligación avisar a quien tenga la idea de hacerlo, a lo qué se va a enfrentar, fuera de toda demagogia ecologista que actualmente lo atufa todo.

Por desgracia la solución no es tan idílica y limpia como muestra esta imagen y nos quieren hacer creer mucho ecologistas bien pensados, pero que nunca han realizado la tarea de compostar personalmente.

Hasta el siguiente post sobre el tema.

Félix Maocho

Cómo eliminar los residuos vegetales del huerto



About these ads

12 octubre 2011 - Posted by | Horticultura | , ,

8 comentarios »

  1. Incluso en las mas humildes terrazas tenemos este problema , en mi pequeño patio crecen dos arboles y en la terraza las plantas son muy grandes, de mas de 2 metros generan bastantes residuos, que cuando tengo tiempo corto en pequeños trozos y los añado a la tierra de su macetas………….. pero muchas veces acaban en la basura :-((., mi padre era agricultor y ya era partidario de que se quedaran en los suelos para enriquecerlos.

    Comentario por Empar Fayos | 13 octubre 2011 | Responder

    • Es un castigo deshacerse de los residuos vegetales. Los ecologistas hablan de compostar. creo que la mejor solución, pero lo que no explican es el tiempo esfuerzo y dinero que tiene que dedicarse al tema, como en muchos casos, estos ecologistas ocultan la verdad, bien porque son “ecologistas de salón”, o bien para convencernos en plan “aposteles” de sus verdades.
      .
      En este post, doy las alternativas diferentes al compostaje, que como todo en en ta vida, tiene ventajas e inconvenientes, para que la gente conociendo todas las alternativas, aplique en su caso la que crea más conveniente..

      Comentario por felixmaocho | 13 octubre 2011 | Responder

  2. Estoy de acuerdo en que los residuos de nuestras “explotaciones ” deberian ser utilizados para su reincorporacion a la tierra…….pero …………..hacer compostaje tambien es necesario el tener el espacio necesario para ello y la masa vegetal de hoy , tardara bastante tiempo en ser util ( creo que mas de un año ) y ya me contareis los que teneis bhuertos en terrazas y terados como lo podeis hacer , sin que la “junta de vecinos ” os de para el pelo .
    Tampoco “comulgo2 con los ecologistas de salon , que mucho llenarse la boca de reciclado y luego cogen sus 4 x 4 y se van hacer de enamorados de la natura a las montañas en plan “cumbaya”.
    Muchos de esos ecologistas talibanes no saben lo que es una tomatera en “vivo” pero pontifican con sus ideas .
    Creo que todos los que somos un poco “locos por los huertos” ya sabemos lo que debemos hacer y en ocasiones obligados por las circunstancias y haciendo de tripas corazon , nos vemos abocados hacer acciones que nos disgusta
    Son afortunados los que pueden reciclar hojas y hierbas y restos vegetales en compostadoras y ramas gordas en barbacoas y estufas, y con ello contribuyen a mejorar el “sistema”
    Lo importante en saber consumir con cabeza y sentido comun , y tratar de aprovechar todos los materiales en una , dos tres o cuatro transformaciones
    Con materiales desechados y arrojados en la calle , he visto maravillas de utilizacion .
    Felix ese articulo , sirve para casi todo en la vida desde las hojas , hasta los armarios
    Espero la segunda entrega , gracias
    Ernesto

    Comentario por Ernesto Garcia | 13 octubre 2011 | Responder

    • Básicamente de acuerdo con sus ideas, todos sabemos lo que es bueno, pero no siempre podemos hacerlo, en todos los campos no solo en el de reciclaje. Saludos

      Comentario por felixmaocho | 14 octubre 2011 | Responder

  3. Muchas gracias por el artículo, aunque si uno cuenta con espacio reducido y no es un gran productos de desechos orgánicos existe la posibilidad de hacer humus con un vermicompostador.
    Espero ansioso la segunda parte desde Chile.
    Saludos.

    Comentario por ignacio Castañón | 14 octubre 2011 | Responder

    • Gracias por los ánimos que das, espero tener pronto tiempo de continuar el tema.

      Comentario por felixmaocho | 17 octubre 2011 | Responder

  4. La AGRICULTURA NATURAL de Masanobu Fukuoka funciona, los almendros dejados a su suerte y que mueren es como dejar a una vaca criada con cuidados de granja en un medio salvaje, no sobrevivirá. Compostar es una idea poco natural, como las alcantarillas de las ciudades. Y no convenceré a mis padres de que dejen de hacerlo en su huertito-jardín.

    Comentario por Xabier | 8 abril 2013 | Responder

    • Posturas como las de Fufoaka me parecen muy extremistas y algo idealizadas, si visitas Alicante te encontraras a lo largo de las montañas hechas bancales. montones de almendros secos. Esos almendros se secaron porque la mano del hombre ha dejado de cultivarlos y entre otras cosas nadie los poda. No se de donde sacas que compostar es una idea poco natural, pues es lo que ocurre en cualquier bosque donde el viento y las lluvias acumulan la maleza en determinados lugares.

      Comentario por felixmaocho | 8 abril 2013 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 393 seguidores

%d personas les gusta esto: